Técnicas de natación en aguas abiertas

nadador

¡Hola a tod@s!

Controlar la técnica a la hora de practicar un deporte es igual o más importante que saber alimentarse o hidratarse correctamente. Estos tres conceptos: técnica, nutrición e hidratación, junto con el descanso son probablemente las palabras claves para el éxito en la práctica  deportiva. Si alguno de estos 4 elementos falla, la cadena se desmorona, y la eficiencia del entrenamiento ya no es la mismo.

Dicho esto, hoy en Swim Secure queremos hablaros de las técnicas de natación en aguas abiertas. Pero…¿qué entendemos por técnica en términos deportivos? Según Ozolín, un famoso corredor y entrenador ruso la técnica es “el modo más racional y efectivo posible de realizar los ejercicios”. ¿Cómo? A partir de una serie de movimientos aprendidos que te permitirán perfeccionarte en la propia práctica.

¿Sigues sin entender qué es la técnica deportiva?. Te lo explico con un ejemplo muy claro. Seguro que has estado matriculado en un  gimnasio alguna vez y has visto chicos y chicas haciendo pesas. Y muy probablemente hayas pensado: ¡Madre mía, cómo no se ha roto la espalda! …Si no tenía ni las piernas en posición, ni el core contraído, ni la cadera encajada, nada. La respuesta es…por suerte.

Como nosotros no queremos que nuestros swimmers followers se lesionen os vamos a dar una serie de consejos sobre cómo perfeccionar las técnicas de natación en aguas abiertas.

Swim-Secure-campaña-competiciones-4

Cómo perfeccionar las técnicas de natación en aguas abiertas

Las técnicas de natación en aguas abiertas te permitirán aguantar más tiempo a nado, reducir el cansancio, evitar fatigas y sobre todo, será tu mejor aliado en contra de las lesiones. Pero ¡ojo! Ten paciencia, como casi todo en esta vida, la técnica en natación no se aprende de un día para otro, hay que irla perfeccionando y entrenando con el tiempo.

  1. Aunque estés cansado no adoptes posiciones extrañas, ni des brazadas desesperadas, reduce el ritmo y nada acompasado, como si bailaras con las olas.
  2. Debes aprender a dominar tu cuerpo y no que sea el quien te domine a ti. Intenta mantener el cuerpo recto y nadar sincronizado. De esta forma podremos avanzar con menos resistencia y por tanto con menos esfuerzo y menos cansancio.
  3. Nadar en aguas abiertas puede llegar a agobiar sobre todo si el mar está revuelto. Las olas puedes ser grandes enemigos. Lo primero que debes hacer es relajarte, respirar a ritmo y no perder la calma.
  4. No hace falta que saquemos la cabeza para respirar con cada brazada. En aguas abiertas basta con que nos elevemos a tomar aire cada vez que lo necesitemos.
  5. Además de tu cuerpo debes dominar la respiración. Exhala de forma suave y constante bajo el agua. Con este simple truco necesitarás respirar menos veces y te permitirá nadar más orientado.

Pon en práctica estos consejos, sé constante en tus entrenamientos y verás como mejora tu técnica…

Si te ha resultado interesante este post,comparte.

¡Hasta la próxima semana swimmers!