Hidratarse en natación es tan importante como en running

La importancia de hidratarse en natación

¡Hola a todos!

¿Eres de los que piensas que durante la práctica de la natación no es necesario beber agua porque estás rodeado de ella? Pues cambia ahora mismo tu forma de razonar, porque estás muy, muy, pero que muy equivocado. Para que te hagas una idea, hidratarse en natación es tan importante como en el running, ya que aunque no lo notas, mientras nadas tu cuerpo también suda y pierde líquidos. Igual o más que si estuvieras corriendo.

La sudoración es la respuesta del organismo para intentar mantener la temperatura del cuerpo cerca de 37ºC cuando se realiza alguna actividad física. Al practicar deporte la temperatura del cuerpo sube y para disminuir el exceso de calor se empieza a sudar.  La natación, no se escapa de este fenómeno fisiológico. Y por lo tanto, inclusive dentro del agua,  los nadadores pierden líquidos a través del sudor.

¿De qué se compone el sudor, qué es? El sudor no es otra cosa que una mezcla de agua, sales minerales y electrolitos, como potasio y sodio,  que el cuerpo necesita y cuya ausencia provoca la temida deshidratación.

Hidratarse en natación, sobre todo si tus sesiones de entrenamiento son largas e intensas es, por tanto primordial y debes aprender a hacerlo con cabeza. Tampoco consiste en hincharse a beber agua, ya que conseguirás el efecto contrario, lo que se se denomina hiponatremia y cuyas consecuencias son igual de nocivas. Es decir, lo ideal es conseguir un equilibrio hidríco para no caer en el exceso o el defecto y evitar las nefastas consecuencias de una mala hidratación.  

PELIGROS DE UNA MALA HIDRATACIÓN

Las bebidas isotónicas y, principalmente el agua, son la mejor forma de recuperar los líquidos perdidos durante el entrenamiento. Una mala hidratación en natación puede traer consecuencias negativas para el nadador, que se manifiesta de diferentes formas. Los síntomas más habituales son:

  • Dolores de cabeza
  • Cansancio
  • Confusión
  • Golpe de calor
  • Calambres
  • Disminución del rendimiento deportivo.

CÓMO EVITAR LA DESHIDRATACIÓN

Evitar la deshidratación en nadadores es tan sencillo cómo beber, pero…¿cuánto líquido hay que ingerir para que un nadador esté bien hidratado durante el entrenamiento?

El Colegio Americano de Medicina Deportiva da las siguientes pautas para una buena hidratación en los nadadores y que se resume en los siguientes puntos:

  1.  Cuatro horas antes del ejercicio ingerir entre 450 y  600 cm3 de agua o bebida deportiva. Además, entre los 10 y 15 minutos previos al entrenamiento aconseja beber entre 250 y 330 cm3 .
  2. Durante el entrenamiento el nadador debe beber entre 80 y 230 cm3 de agua cada 10 ó15 minutos siempre que la actividad no se prolongue más allá de 60 minutos. Si la actividad supera este tiempo, el Colegio Americano de Medicina Deportiva recomienda ingerir la misma cantidad pero de bebida deportiva que contenga al menos un 5 % de hidratos de carbono y no supere el 8%.

Cuando practicas natación en piscina es más fácil hidratarse, porque el nadador tiene acceso en cada vuelta a la bebida. Sin embargo, en aguas abiertas es más complicado. Por eso Swim Secure ha creado la Boya Hidratación Swim Secure, específica para nadar en aguas abiertas.

hidratarse en natación
Boya de hidratación Swim Secure

VENTAJAS DE LA BOYA DE HIDRATACIÓN SWIM SECURE

Además de ser una boya de seguridad para nadadores, la boya de hidratación Swim Secure viene preparada con un espacio abierto en la parte superior donde el nadador puede llevar un botellín de 650 ml.   Para facilitar el nado  y no convetirse en un lastre, la boya de hidratación viene preparada con un orificio de drenaje de modo que no deja que se almacene agua en el interior.

¡Hasta la próxima semana, swimmers!